Mediara

Mediación mercantil: negociando la crisis fuera del juzgado. FUENTE: eldiario.es

Remplazar el pleito y la resolución judicial por el acuerdo entre las partes es el objetivo. “La mediación es una cuestión cultural”, apuntan desde la fundación Mediara, que impulsa en Andalucía de manera novedosa la aplicación intrajudicial de la mediación en el ámbito mercantil. Su fin es fomentar la solución extrajudicial en el sector económico-empresarial y sacar de los juzgados aquellos asuntos susceptibles de resolverse lejos de la Administración de Justicia, ya bastante saturada. Las consecuencias judiciales de la crisis (incidentes laborales, ERE, concursos de acreedores, nombramiento de administradores, etc) tardan mucho tiempo en sentenciarse. El sistema está colapsado, según la eterna denuncia de jueces o abogados. “Es un camino distinto” para resolver los conflictos, “más barato y más corto”.

El proceder de un ciudadano que tiene un conflicto mercantil, asociado o no a la crisis, es denunciar, demandar, pleitear en el juzgado más cercano. Pero los temas económicos, laborales o concursales exigen una solución más urgente por el perjuicio y el coste, precisamente, que normalmente puede ocasionar una decisión judicial extemporánea, más aún en estos momentos de crisis. En esa idea trabaja la fundación pública ‘Centro para la Mediación y el Arbitraje de Andalucía’ (Mediara), que promueve e impulsa sistemas alternativos de resolución de conflictos. Adscrita a la Consejería de Justicia e Interior, tiene en marcha un proyecto piloto en Sevilla y Cádiz para mediar en conflictos mercantiles, en colaboración con el Consejo Andaluz de Cámaras de Comercio.

Desde la citada fundación explican que en la mediación, al contrario que en el arbitraje, aún se está legislando. “Era una buena idea” arrancar esta experiencia piloto en Andalucía, con sólo un precedente similar en Bilbao. Hasta la aprobación del Real Decreto-ley 5/2012 del 6 de marzo, no existía una ordenación general de la mediación en materia civil y mercantil, incorporando al Derecho español la Directiva 2008/52/CE del Parlamento Europeo y del Consejo. En el arbitraje, el árbitro decide y obliga a las partes a una solución vinculante, mientras que la figura del mediador trata de acercar las posturas de las partes y favorece un posible acuerdo entre ambas.

El proyecto arrancó el pasado mes de octubre y desde este abril ya se están registrando los primeros intentos de acuerdo. Como novedad, contempla la citada mediación intrajudicial. Los juzgados de lo Mercantil de Cádiz y Sevilla ya han derivado medio centenar de asuntos, que ya están en fase de mediación.

La mediación mercantil incluye sesiones formativas llevadas por abogados, economistas, etc. en el marco de un protocolo de actuación. “Es muy necesaria la participación e implicación de los propios jueces”, apuntan desde Mediara, recordando que “hay que recordar que esto es voluntario y el juez sólo puede sugerir”.

La Consejería de Justicia e Interior estima que el impulso de la mediación para la resolución de conflictos judiciales permitirá a medio plazo asumir en torno al 30% de los litigios en la jurisdicción civil y mercantil en Andalucía. Ya desarrolla este tipo de medidas en los ámbitos de lo penal, de la justicia juvenil, laboral, empresarial y consumo, con “unos resultados en general muy satisfactorios”, según indican fuentes de la Administración.